31
Dic
12

¿QUÉ DICE LA BIBLIA SOBRE EMPRENDER ACCIONES LEGALES PARA OBTENER JUSTICIA POR LOS PROPIOS DERECHOS? ¿CREYENTES EN EL JUICIO INVESTIGADOR?

Que debe hacer un Cristiano?

Necesitaríamos estar mejor informados acerca del caso sobre el cual usted llama nuestra atención antes de darle nuestra opinión. Sí podemos recordarle el principio general que señala la Biblia en cuanto a este tema, a saber, que es claramente erróneo que un creyente «recurra a la justicia habitualmente a fin de ganar unas monedas» —según sus propias palabras— o un monto de dinero cualquiera. Creemos que el cristiano es llamado a comportarse en gracia para con todos los hombres, y si él anda en gracia, entonces no puede acudir a la ley para iniciar una demanda contra otros. Ambos cursos de acción son diametralmente opuestos.

Es muy triste ver a un hombre a quien se le perdonó una deuda de diez mil talentos, tomando del cuello a su prójimo por apenas cien denarios (Mateo 18:21-35). Debemos decir que no podemos dar mucho crédito por el cristianismo de este individuo. Pero, querido amigo, ¿no sería mejor, en todos estos casos, dirigirnos directamente a la persona y hablarle francamente, en amor?…

La cuestión de si un cristiano puede llevar a otro a los tribunales ha sido causa de muchas discusiones. Si se trata de una cuestión entre hermanos, 1 Corintios 6 zanja la cuestión definitivamente. Si se trata de un asunto entre un creyente y un hombre del mundo, sólo podemos decir que si el cristiano inicia una acción legal contra aquél, está simplemente haciendo exactamente lo contrario de lo que Dios hizo con él. Él confiesa que se le ha perdonado una deuda de diez mil talentos, pero, no obstante eso, toma a su prójimo por el cuello por cien miserables denarios. ¿Es justo esto? ¿Es agradable a Dios? ¿Es dar un verdadero testimonio a nuestro Padre celestial? ¿Estamos representando a Dios tal como él es? ¿Estamos siendo “imitadores de Dios”? Dios no imputa pecados (2 Corintios 5:19). Es un Dios que perdona, que se deleita en la misericordia (Miqueas 7:18-19). Si acudimos a la justicia para demandar a otros, simplemente no somos como Él, no representamos al Dios de gracia.

¿Por qué el hombre de Mateo 18 es llamado “siervo malvado”? Porque cuando se le hubieron perdonado diez mil talentos, él tomó a su prójimo por el cuello por cien denarios. Sin duda se suscitarán muchas cuestiones acerca de este tema. Algunos preguntarán: «¿Qué debemos hacer?» «¿Cómo seguir el asunto?». A todo esto preguntamos: «¿Es justo, es consecuente, es actuar como Dios actúa, que un cristiano lleve a un pobre pecador como él a juicio, sea cual fuere la causa? Si la respuesta es «no», ¿qué motivo hay entonces para defender tal acción? Los creyentes no tenemos nada que ver con resultados; nuestro único deber es obrar bien y dejar los resultados en manos de Dios. Pero incluso si fuésemos a considerar los resultados, dudamos si aquellos que recurren a la ley para iniciar una acción legal realmente logran mucho con eso. A menudo se dan cuenta de que han estado malgastando su dinero. Sabemos de muchos creyentes dedicados a los negocios que no hacen ningún tipo de demanda ante la justicia, y no les va peor por ello, incluso desde un punto de vista monetario. Pero nosotros tenemos el deber de juzgar la cuestión a la luz del Nuevo Testamento, y si la juzgamos así, creemos que obtendremos la respuesta fácilmente.

Perdonaremos como somos perdonados?

Seguramente, querido amigo, si bien es contrario al Espíritu de Cristo que un cristiano lleve a juicio a su prójimo, también lo es si lo hace por medio de una sociedad comercial que actúa en representación de él. Si estuviese bien hacer juicio, ¿por qué no se lo hace de forma abierta y honesta? Y si está mal, ¿por qué intentar hacerlo mediante apoderado?

«…En Mateo 5:48 leemos: “Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.” Aquí aprendemos por el contexto que la palabra “perfecto” se refiere al principio de nuestro andar, pues en el v. 44 se nos dice: “Amad a vuestros enemigos… para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos.” Ser “perfectos” en el sentido del v. 48, significa pues: actuar según un principio de gracia hacia todos, incluso hacia aquellos que nos injurian y nos agreden. Un cristiano que lleva a otros a juicio para hacer valer sus derechos, no es “perfecto como su Padre”, porque su Padre actúa en gracia, mientras que él lo hace en justicia. No nos referimos aquí a la cuestión de si está bien o está mal que un cristiano lleve sus demandas contra gente del mundo ante una corte (cuando se trata de hermanos, 1 Corintios 6 es concluyente). Lo único que sostengo es que todo cristiano que inicia un juicio, actúa de una manera totalmente opuesta al carácter de su Padre; porque su Padre seguramente no lleva a juicio hoy a la gente del mundo. Dios no está ahora sobre un trono de juicio, sino sobre un trono de misericordia y de gracia. Derrama sus bendiciones sobre aquellos que deberían ir al infierno si Él fuese a llevarlos a juicio. Es evidente, pues, que cuando un cristiano hace comparecer a un hombre ante la justicia, no es “perfecto como su Padre que está en los cielos es perfecto”.

La parábola que encontramos al final del capítulo 18 de Mateo nos enseña que aquel que quiere hacer valer sus derechos no conoce el verdadero carácter de la gracia ni los efectos de la gracia. El siervo no fue injusto por reclamar lo que le correspondía, sino que actuó sin gracia. Obró de manera totalmente contraria a la de su amo. Se le habían perdonado diez mil talentos; sin embargo, no tuvo reparos en estrangular a su prójimo por cien miserables denarios. ¿Y cuál fue la consecuencia? Terminó siendo entregado a los verdugos. Perdió el bendito sentimiento de la gracia, y debió cosechar los frutos amargos de su insistencia en haber hecho valer sus derechos cuando él mismo había sido objeto de la gracia. Y obsérvese además que es calificado como “siervo malvado”, no por haber debido precisamente diez mil talentos, sino por no haber perdonado los cien denarios. El amo tuvo la gracia suficiente para perdonar la deuda, pero el siervo no tuvo gracia para perdonar la deuda significativamente inferior de su compañero. Esta parábola encierra una solemne voz de advertencia para todos los cristianos que inician demandas legales contra otros, pues aunque se diga respecto de su aplicación: “Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas” (v. 35), no obstante, el principio es de aplicación general, y nos demuestra que todo aquel que recurre a la justicia, pierde el sentimiento de la gracia.»

 +INFO COMENTARIOS: 1 Corintios 6

FUENTE: http://www.verdadespreciosas.com.ar/documentos/breves_articulos_I/Hacer_juicio.htm

Creemos en un Juicio investigador?

Anuncios

1 Response to “¿QUÉ DICE LA BIBLIA SOBRE EMPRENDER ACCIONES LEGALES PARA OBTENER JUSTICIA POR LOS PROPIOS DERECHOS? ¿CREYENTES EN EL JUICIO INVESTIGADOR?”



Comments are currently closed.

diciembre 2012
D L M X J V S
« Nov   Ene »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Escribe tu correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

PODCAST

IVOOX-150x150

Puedes Escuchar nuestros materiales!!

Categorías

Sigueme en Twitter para tener + noticias

Dale megusta y compartenos

Member of The Internet Defense League

Descarga nuestra app Mobil

La Voz del que Ve
Powered by Conduit Mobile

Donaciones

Ayudanos a crecer:

Litecoin LU1FE7hQNnnE6gRY1egf2jEhrK2EraNYan

Bitcoin 1B3jfvzmcV1pjep7h2e53jygwcM6Rs52mU


A %d blogueros les gusta esto: